Vibbo, el mejor ejemplo de rebranding

11 mayo, 2016

vibbo

Desde los inicios de la humanidad la adaptación de los seres vivos en la tierra ha dependido de su capacidad de adaptación. Este concepto también se puede aplicar al de marca y empresa, ya que éstas compiten continuamente en océanos, que se tiñen de rojo por la fuerte competencia, en lo que los ciclos de los productos cada vez son más cortos y las pequeñas empresas cada vez son más vulnerables.

El concepto “rebranding” es el conjunto de acciones que mediante el nombre, logotipo, tipografía, diseño, mensajes publicitarios o combinación de los anteriores, busca un reposicionamiento de la misma con el objetivo de cambiar la opinión de clientes e inversores acerca de una marca ya establecida, es decir, un lavado de cara.

Cuando una compañía toma una decisión estratégica de estas dimensiones puede deberse a dos causas: la primera de ellas es la adaptación de la marca acorde a la evolución de los gustos y preferencias de los consumidores, las nuevas tendencias o una acción repentina por parte de los competidores. La segunda, está fuertemente ligada con el reposicionamiento y la necesidad de cambiar la opinión sobre la marca o empresa que se ha desviado de los objetivos planteados, por ejemplo, después de una crisis de reputación.

Sin embargo, el rebranding no tiene por qué ser consecuencia de atravesar una mala racha, sino simplemente por conseguir un mayor éxito; y si no que se lo pregunten al grupo noruego Schibsted propietario de marcas como InfoJobs, coches.net, Fotocasa y la antigua Segundamano, que tras 37 años de vida ha dicho adiós a este nombre para convertirse en Vibbo. La renovación de este portal de venta de productos usados nace bajo la esencia de un cambio de valores y de actitud frente a la vida donde lo más importante es ser, sentir y experimentar, por delante de poseer las cosas y cuyo principal objetivo es adaptarse nuevos ámbitos de consumo para conquistar a un target compuesto por los llamados millenials, aquellos que no sólo se caracterizan por cambiar la forma en la que consumimos, sino también por ser un público joven en cuyos deseos no se encuentra el de ser propietario.

Sin embargo, frente a ser un grupo marcado por el éxito de sus portales esta labor no ha finalizado y ahora hay que consolidar la nueva marca, seguir trabajando y convertir Vibbo en la plataforma de referencia en la compraventa de productos de segunda mano. Y es que para cualquier compañía la clave de conseguir un reposicionamiento marcado por el éxito consiste en trabajar para conseguir un crecimiento mayor y mejor.

Itciar González

Fuente foto: http://www.elandroidelibre.com/2015/11/segundamano-es-cambia-de-nombre-e-imagen-ahora-se-llama-vibbo.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − siete =